Cómo manejar nuestros activos personales en el mundo de la música.

Hace un tiempo ante una pregunta que me hicieron me puse a reflexionar y quise compartir sobre el tema del manejo de nuestros activos (“assets”) en el entorno de las relaciones musicales, las bandas, los proyectos solistas y la interacción con otros músicos y empresarios del ramo.

Lo primero que hay que definir es el lugar que juegan estos activos, y lo más importante es conocer que cuales de ellos forman parte de nuestra escala de valores, que al final es lo que ponemos en la balanza a la hora de tomar decisiones. La cantidad de protección que le demos a esos activos es lo que va a producir un balance en nuestra vida. En mi caso mis assets principales son: mi familia y el tiempo que les dedico, mi individualidad y el espacio que le doy a mi crecimiento personal y espiritual, mi ética de trabajo y mi moral, y mi patrimonio (entendido como mi billetera y mi equipo e instrumentos) como condicionantes de todo compromiso que pueda adquirir.

Hablando de lo personal, en mi carrera musical que ha sido un viaje que ya casi lleva 20 años, he cometido errores, y otros han cometido errores conmigo, y al final puedo decir que todo se debe a que mis assets no estaban en perspectiva o en buena interrelación. Al final si debo afirmar que en cada episodio vivido me he llevado alguna lección invaluable en el corazón.

He tenido la oportunidad de pasar por casi todas las etapas de la evolución del músico: decisión de perseguir una carrera musical y lidiar con los prejuicios de todos los que piensan que los músicos somos vagabundos. Enfrenté la elección de un instrumento con el que me sintiera cómodo y la consiguiente experiencia de comprender mi lugar dentro de una banda como un instrumento que da soporte a los demás. Pasé incontables horas tocando solo en mi cuarto y volviendo locos a mis padres y vecinos. Desperdicié mucho tiempo creyéndome mejor que los demás. Aproveché la oportunidad de formar parte de bandas de garaje, luego bandas semi-profesionales y profesionales, chivear de a gratis, perdiendo plata, ganando plata, viendo como otros músicos y empresarios (incluso iglesias) ganaban la plata, y pude grabar, filmar, posar, autografiar, volverme a creer mejor que otros, y toparme con la realidad una vez más… en fin… todo el ciclo casi completo (aun me falta, entre otras cosas tocar fuera del país ¡más allá de un jam con el staff de una que otra tienda de música!).

Cada etapa merece poner en la balanza los assets que definimos.  Uno inicia la vida soltero, se enamora de la música, luego una que otra novia, luego nos casamos, y la cantidad de tiempo que podemos invertirle a las personas o cosas siempre se mantiene igual, lo que varía es como priorizamos a qué personas o a que cosas decidimos invertirle ese tiempo. Después de todo cada día siempre tendrá las mismas 24 horas.

Tomo como ejemplo práctico de esta toma de decisiones el ingresar a una banda o salir de ella. ¿Qué nos motiva a ingresar en primer lugar? ¿Se han preguntado eso alguna vez? ¿La amistad, las ganas de aprender, las ganas de figurar, o el crecer y trascender? A mí siempre me ha motivado que sea lo que sea que haga mis assets no se vean seriamente afectados o que no se vean comprometidos. Luego sentirme cómodo en lo que hago y si es posible que sea entre amigos. Y por último que pueda ser una experiencia en la que definitivamente pueda aprender algo. Es por ello que uno debe siempre buscar músicos mucho mejores que uno para así poder aprender todo lo que se pueda. Eso es crecer.

Pero: ¿qué pasa cuando a medio camino las cosas no son como uno esperaba? ¿Estamos obligados a permanecer en una banda en la que ya no nos sentimos cómodos, más allá de la amistad y de las relaciones interpersonales? Pues hay bastantes historias de bandas en las que los músicos tienen que viajar por separado porque no se toleran, o deben contratar gurús que los ayuden con la ira y la tensión entre ellos. Y muchas de esas bandas tienen décadas de tocar juntos. Me sabrán disculpar, pero qué triste es tener que soportar por años una situación así.

Particularmente creo que a la hora de ingresar a una banda uno debe poner toda la carne en el asador, como decimos popularmente, o ponernos la camiseta de la banda, para hablar en términos deportivos, y darlo todo. Aportar, crear, sugerir, dejar algo.

Pero también creo que cuando la situación ya no es manejable para nosotros, o nos causa estrés, o nuestros assets ya están demasiado comprometidos: problemas familiares, o entre los miembros de la banda, nuestra economía se ve afectada, o la ideología de la banda ya no es afín a la nuestra (por citar algunos), es momento de plantearnos si es el momento de salir. Aun así un consejo que me dieron hace algunos años y que sigo fielmente es jugar una última carta: plantear a la banda una solución a lo que consideremos no está bien. Si se logra consenso, pues en buena hora, pero si las palabras no cayeron en terreno fértil es mejor dejar las cosas así y salir. Esa ha sido siempre mi experiencia.

Es por esto que no me arrepiento de haber tomado las decisiones que tomé en el momento adecuado, pues nada nace del impulso o del calor del momento, sino de un proceso interno de análisis de opciones y uno externo de retroalimentación con personas a quienes respeto y siempre me dan un consejo inteligente. Al final del proceso de consideraciones, consejos y decisiones, nuestro corazón va a estar tranquilo con la elección que tomemos.

Los aliento a que valoren sobre todo lo demás esos assets que se han definido, o si no lo han hecho aún que se sienten a plantearse qué cosas o aspectos de su vida y su personalidad merecen la pena cuidar. Y propónganse mantenerlos ante todo como un marco mínimo sobre el cual tomen sus decisiones.

Espero que esto les sea de ayuda o que al menos los entretenga. Un abrazo.

Image

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s