“Ficha Jurisprudencial sobre Medidas Provisionales: Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos vs la Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular y Socialista”

(En colaboración con Zedy Rivas Jiménez)

Primera Parte:

Enmarque social, político, económico y cultural de Libia en tiempos de Muamar el Gadafi.

Cuadro 1. Tripolitania, al sur del Mar Mediterráneo.

I- Historia desde 1517 hasta 1912.

La “Gran Jamahiriya[1] Árabe Libia Popular y Socialista”, o simplemente Libia como se conoce hoy día es una nación que debe entenderse teniendo en cuenta que en 1517 fue ocupada por los Otomanos, y que dicha ocupación que se mantendría intacta hasta que en 1908. En 1908 surge la revolución de los Jóvenes Turcos, un partido político nacionalista, en Constantinopla y le daba a Tripolitania (antigua provincia[2] de Libia bajo control de Constantinopla) esperanzas de independencia, pero no sería una realidad, pues en 1912 Italia anuncia que desde ese momento anexaría ésta provincia Libia a su territorio, pero sin el reconocimiento por parte de Constantinopla.

II: Historia desde 1912 hasta 1969.

Cuadro 2. Mussolini en Libia. Fuente: declarepeace.org.uk

Y es que estratégicamente Italia veía ampliado su territorio casi en los mismos términos que sucedían durante el Imperio Romano, pues ahora contaba con una extensión al sur de su “Mare Nostrum” (Mediterráneo). Pero no sería sencillo, y no fue sino hasta 1918 que se firmó el armisticio entre el derrotado Imperio Otomano y el triunfador Ejército Italiano, lo que derivó en la creación de la República Tripolitania en 1919… claro está que con estatutos dictados por Italia. Luego vendría Mussolini al poder italiano en 1922 y con una fuerte campaña por mantener los territorios bajo su control ordena a la Consociazione Turistica Italiana en 1939 la construcción de la “Litoranea Libica” (hoy Via Balbia), una ruta que conecta a Túnez con Egipto, pasando por el centro de Trípoli[3]. En la inauguración de la carretera Mussolini se auto proclamó Protector del Islam[4].

Con el escenario de fondo de la Segunda Guerra Mundial, exiliados libios negocian en 1940 la posible liberación de Libia con los ingleses luego de una posible guerra de independencia, que vendría a verse impulsada gracias a la derrota de los Italianos en la batalla de el al-Alamein, siendo liberadas Cirenaica y los territorios libios[5]. Acto seguido, los Aliados expulsaron a Alemania y a Italia del Norte de África, creando la Administración Militar Británica para Tripolitania y Cirenaica. Pero no sería sino hasta 1949 cuando la ONU crearía por medio de una resolución la declaratoria como “estado independiente y soberano” para Libia con la tarea de crear una Asamblea Nacional y juna junta provisional, que promulgaría la Constitución libia de 1951. En ese mismo año Reino Unido proclamaría la independencia para Libia y dejaría el poder depositado en el Rey Idris al-Sanusi. Así nacería el llamado “Reino de Libia”, convirtiéndose en la primera de las colonias africanas en haber obtenido su independencia y funcionando bajo el sistema de monarquía hereditaria y constitucional y parlamentaria. Dicho régimen monárquico funcionó desde 1951 y subsistía en parte gracias a los aportes que tanto Reino Unido como Estados Unidos daban a cambio del funcionamiento de bases aéreas de ambos en aquella nación. Esta situación cambiaría en 1959 cuando se logró descubrir bajo sus suelos importantes reservas de petróleo[6]. Para 1963 la división política cambiaría con el nacimiento de diez gobernaciones en lugar de las tres provincias existentes. Políticamente hablando, el sistema organizativo se mantendría hasta 1969 cuando un aura de corrupción acompañada de la mala salud del Rey se conjugaron en un golpe de estado en el que no se derramó una sola gota de sangre y en el que se dispararon muy pocas municiones. Sería la última vez que una revolución así tendría lugar en Libia. La mañana del 1° de septiembre de 1969 un grupo de oficiales militares se alzaron con el poder y declararon a Libia como una república cambiando su nombre a “República Árabe Libia”.

III- Libia de Gadafi (1969 hasta 2011).

Con tan sólo 27 años de edad el Licenciado en Derecho Muamar el Gadafi fue nombrado el Comandante en Jefe de las fuerzas armadas, y con la emisión de una Constitución Provisional se le otorga la posibilidad para que en enero de 1970 sea consagrado como Primer Ministro. De este modo puso en marcha su plan gestado en 1969 de nacionalización de toda la empresa privada, en especial las petroleras[7], toda la propiedad privada[8] (especialmente en manos de italianos), toda la banca, pero excluyendo los negocios familiares de corto alcance financiero. De más está decir que exigió el retiro de las bases militares extranjeras. Quienes han descrito a Gadafi coinciden en que fue una suerte de camaleón político que abrazó distintas ideologías a lo largo de su vida pública[9], desde el izquierdismo anticapitalista hasta el intervencionismo militar o belicista. Asimismo se alió con países que favorecieran sus intereses temporales lo que le llevó a acercarse a Francia en un inicio y a la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. También se mostró también abiertamente antisraelí. Como parte del plan nacionalista puesto en marcha por Gadafi, para 1972 los Estados Unidos redujeron a solicitud de Libia su personal diplomático a 15 personas, lo que motivó que el embajador destacado en Trípoli renunciara a su cargo[10]. En 1973 Gadafi publicó su “Tercera Teoría Universal” que era un compendio político sobre la forma de gobierno que se implementaría en Libia, siendo una mezcla de valores islámicos, socialismo y nacionalismo árabe, y que se planteó como una alternativa para el desarrollo del Tercer Mundo, sobre las construcciones ideológicas similares a las de pensadores como Mikhail Bakunin [11]. Económicamente hablando, el respaldo de la producción de petróleo fue el principal patrocinador del régimen de Gadafi, pues en menos de 3 meses casi cuadriplicó su valor de mercado por barril[12]. Para 1974 Gadafi ya no fungía como Primer Ministro, pero se le otorgó la condición especial de “Hermano líder y guía de la Revolución de Libia”, y continuó en adelante ejerciendo el poder bajo esta modalidad. Entonces se nombró a Abd as-Salam como Jefe de Estado. Durante los años 80 se unificó Libia con Siria, abriéndose las fronteras para todos los árabes bajo un mismo pasaporte. Pero también se vio envuelto en atentados terroristas de graves consecuencias como el de la Discoteca La Belle en Berlín (1986)[13], el del vuelo 103 de Pan Am sobre Lockerbie, Escocia (1988)[14], y el del vuelo 772 de UTA sobre el desierto de Níger (1989). Entre los tres atentados murieron 432 personas y 230 quedaron heridos. Debido a que entre los heridos se encontraban funcionarios del gobierno de los Estados Unidos identificó a Gadafi como un foco de problemas en Medio Oriente, como un terrorista y bajo las órdenes de Ronald Reagan en 1986 se realizó más de un intento armado por derrocarlo sin conseguir resultados positivos. En 2003 el gobierno Libio acordó eliminar su política de construcción de armamento de destrucción masiva, por lo que Estados Unidos se encargó de la destrucción del armamento nuclear y químico, así como el desmantelamiento de los programas que al efecto se habían puesto en funcionamiento.

Cuadro 3. Nicolas Sarkozy y Muamar Gadafi en 2007 durante su gira por Europa. Fuente: visualcultureblog.com

En la última parte de su vida Gadafi realizó esfuerzos por abandonar el patrocinio a los grupos revolucionarios[15], por indemnizar a las familias de los atentados de la década de los 80 y por acercarse a la comunidad internacional, recorriendo África y Europa[16], y restableciendo relaciones diplomáticas con Estados Unidos, pero pese a ello para el año 2011 se dicta por parte de la Interpol una alerta naranja en su contra ya que se contaba con indicios de que podía estar vinculado con el planeamiento de bombardeos o ataques en zonas públicas. Esto llevo a que la ONU hiciera la cancelación de todos sus viajes al exterior y que le congelaran sus cuentas bancarias en aras de proteger el interés internacional. Ahora bien, el pueblo no podía resistir por más tiempo los reiterados abusos del poder que desde los años 70 se venían dando, y las repetidas modificaciones camaleónicas que Gadafi había intentado con tal de quedar bien con propios y ajenos. Y es ahí cuando el pegamento que une el enmarque político y económico de Libia, osea el ambiente social que ha existido en esa nación, y que la ha caracterizado desde épocas antiguas[17] jugó un papel determinante. Particularmente bajo el brazo fuerte de Gadafi el pueblo vivió sumido en la incertidumbre que caracteriza a los gobiernos represivos. Bien lo enuncia Hilsum (2012): “Repressive governments frequently make their opponents, or imagined opponents, “disappear”, and families dwell in limbo for years, never knowing what happened to their sons and daughters. This is a particular kind of agony.”[18] (Los gobiernos represivos frecuentemente “desaparecen” a sus oponentes, o a sus oponentes imaginarios, y las familias viven en el limbo por años, sin saber que ha sucedido a sus hijos e hijas. Esta es una forma de agonía particular.) Traducción libre del autor. Y es que coyunturalmente hablando el año 2011 ha sido particularmente fructífero en términos de levantamientos de pueblos oprimidos[19]; y Libia no podía ser ajena a ello. Es así como se gestó el final de lo que podría resultar un fallido pero curioso experimento político. Por tales motivos Gadafi y su familia huyeron de la capital de Libia sin que se supiera su paradero, en un convoy, presumidamente hacia Sirtre su ciudad natal, según lo que el entonces Primer Ministro en ejercicio Mahmoud Jibril dijo a los medios[20]. Para tal momento se había instaurado el Consejo Nacional de Transición (CNT o NTC por sus siglas en inglés) cuyo brazo armado se dio a la tarea de localizar a Gadafi a cualquier costo. Es así como en 2011 para Gadafi ya se hacía complicado huir, máxime si se considera que su convoy era fácilmente localizable, pues marchaba con más de 70 vehículos, y por ello fue objeto de varios ataques, aun así se trasladó a la ciudad de Misrata. Pese a los esfuerzos por acabar con él y su convoy, Gadafi sobrevivió y logró refugiarse en una tubería de desagüe, junto con varios de sus guardaespaldas, pero aun así fue impactado por los tiros de los miembros del NTC en la espalda y las piernas. Así se logró la captura del depuesto Coronel de las Fuerzas Armadas. Mucho se ha hablado de los últimos momentos de su vida. Algunos sostienen que los mismos soldados que lo capturaron le asesinaron. Otros afirman que se encontraba fatalmente herido por una granada de uno de sus guardaespaldas que rebotó y le hirió, y otros afirman que fueron grupos militares extranjeros los que ordenaron su muerte. Lo cierto es que la ubicación del cuerpo enterrado de Gadafi es desconocida, y se mantendrá así para evitar posteriores levantamientos de sus seguidores. Para finalizar esta parte introductoria al tema que nos atañe, si nos referimos únicamente a términos económicos, Libia pese a todos sus fallos políticos nunca cesó en su producción petrolera, y esto se tradujo en ganancias importantes para el país. Ahora bien, cómo se distribuyeron las ganancias es otra historia, y es por ello que el pueblo se levantó en armas. Pero aun así si analizamos el Producto Interno Bruto (PIB)[21]de Libia comparativamente con el de Costa Rica dentro de un margen que abarca desde 1999 hasta 2010, notaremos como Libia prácticamente duplica nuestro PIB, gracias obviamente a su producción de petróleo.

Cuadro 4. PIB comparado entre Libia y Costa Rica. Fuente: indexmundi.com Publicado el 9 de enero de 2012.

 
 

Segunda Parte:

Denuncia interpuesta por la Comisión Aficana de Derechos Humanos y de los Pueblos

I- Resumen de los hechos:

Como parte de las denuncias presentadas entre el 23 de febero y el 3 de marzo de 2011, la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos decidió la aplicación de medidas provisionales contra Libia, fundamentados en los siguientes hechos:

  1. Tras la detención de un abogado de la oposición se produjeron manifestaciones pacíficas en la ciudad de Benghazi el 16 de febrero.
  2. Otras manifestaciones del mismo tipo se produjeron el 19 del mismo mes en las ciudades de Benghazi, Al Baida, Ajdabiya, Zaywa y Derna. Todas violentamente suprimidas por las fuerzas de seguridad que abrieron fuego contra la multitud, hiriendo y matando a varios de ellos.
  3. Para el 20 de febrero los hospitales de dichas regiones reportaron la recepción de muertos y heridos por disparos en el pecho, cuello y cabeza.
  4. Las fuerzas de seguridad libias han utilizado excesivamente la fuerza, armas pesadas y ametralladoras en contra de los manifestantes, incluyendo ataques y bombardeos desde el aire.
  5. Que todo constituye la violación a los derechos a la vida, la integridad personal, la libertad de expresión y la libertad de manifestarse y de reunirse.

II- Derechos Violados:

La Corte acepta los hechos como ciertos y los encuentra violatorios de la Carta Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos, específicamente en los artículos 1[22] pues no existía legislación que protegiera los derechos, deberes y libertades de los ciudadanos de Libia, 2[23] al privársele a la población con fundamento en la ideología política y otros motivos de discriminación, de los derechos, deberes y libertades de los cuales eran titulares, 4[24] por cuanto existieron violaciones al derecho a la vida de los ciudadanos libios desde el inicio del régimen de Gadafi, 5[25] debido a las vejaciones que sufriera la dignidad de los seres humanos que fueron víctimas de las medidas adoptadas por Gadafi y sus acólitos, 9[26] que protege el derecho a la información y a la libre expresión, y que en Libia fueron suprimidos, 11[27] ya que en Libia no había libertad de reunión pues era considerada contraria a lo que el Régimen había establecido, 12[28] por haber sido restringido y casi eliminado el derecho de los ciudadanos y visitantes a transitar libremente por el territorio libio, 13[29] que tutela la libertad participativa en los asuntos políticos del país y que evidentemente era limitado a los seguidores seleccionados por Gadafi y el 23[30] que tutela el derecho a vivir en Paz, y que desde la década de los 60 fue un concepto ajeno a Libia.

III- Acontecimientos Relevantes:

Si bien es cierto la Comisión Africana no solicitó medidas provisionales en la denuncia, la Corte de mutuo propio determinó que por el carácter urgente de los acontecimientos que se desataban en Libia, era pertinente dictar dichas medidas, amparada en la reglamentación que sustente las actuaciones de dicho órgano. Esto por cuanto en dicha normativa se prevé que es posible aplicar dichas medidas en caso de que sea “extremamente gravoso y urgente y cuando sea necesario prevenir daños irreparables a las personas” y cuando sea “necesario adoptarlas en el interés de las partes o de la justicia”[31]. En el presente caso la Corte apreció lo particular de las circunstancias y del inminente riesgo de pérdida de vidas humanas en el desarrollo del conflicto en Libia, lo que hacía inoportuno el convocar a una audiencia preliminar, por ello se emitió la Orden de Medidas Cautelares sin Audiencia Preliminar. Asimismo, al Libia haber ratificado la Carta mencionada en fecha 19 de julio de 1986 y al haber ratificado los protocolos y regulaciones que le dan sustento a la actuación de la corte es procedente la decisión de la Corte. Aunado a dichos hechos está el que el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana había dicho ya el 23 de febrero del mismo año que tenía gran preocupación por la situación de Libia y “que condenaba vehementemente el uso indiscriminado de la fuerza y de las armas letales en contra de protestantes pacíficos, en violación de los derechos humanos y la Ley Internacional Humanitaria, que continuaba contribuyendo con la pérdida de vidas humanas y la destrucción de la propiedad”. El 21 de febrero de dicho año la Secretaría General de la Liga Árabe pidió el cese de la violencia y declaró que las demandas de la gente por el cambio social eran legítimas y comunicó la suspensión de Libia de dicho cuerpo. Así también el 26 de febrero el Consejo de Seguridad de la ONU por medio de la resolución 1970 de 2011 denunció las “violaciones a los derechos humanos, incluyendo la represión de las manifestaciones pacíficas” y los “ataques sistemáticos” que ocurrían en Libia, enviando dicha resolución al Fiscal de la Corte Penal Internacional. Todo ello desembocó en el dictado de la Corte de las siguientes medidas provisionales:

  1. Detener las acciones que pudieran generar la pérdida de vidas o la violación a la integridad física de las personas, que podría significar una violación a los acuerdos contenidos en la Carta Africana o cualquier otro instrumento internacional de los cuales Libia formara parte.
  2. Libia debía reportar a la Corte en un período de 15 días (contados desde el 25 de marzo de 2011), las acciones tomadas con relación a la implementación de dicha orden.

Ahora bien, por una parte es admirable el esfuerzo de la Corte por tratar de detener la barbarie que se suscitaba en Libia, dictando por primera vez en su historia una orden de medidas provisionales contra ésta, lo que por algunos podría considerarse una muestra de la independencia de criterio de dicho órgano, al estar bajo auspicio de la Unión Africana, pero lo que también es cierto es que las acciones en el papel son insuficientes. Todos conocemos el desenlace, y en tan solo los primeros cuatro meses de la guerra que se desató en Libia se maneja la cifra de al menos 15.000 muertos entre ambos bandos, e incontables víctimas de violencia sexual[32]. Esto quiere decir que el plazo de 15 días otorgado por la Corte resultó por decirlo con respeto “intrascendente” para el régimen Libio, o podría ser que en su huida se encontrara con la imposibilidad material de responderle a tan prestigioso órgano de justicia?. No lo sabremos.

IV- Comentario Crítico:

Zedy Rivas: En mi opinión creo que es un gran logro que por primera vez la Corte Africana de Derechos Humanos dicte medidas provisionales como las que se indicaron en este caso,  ya que cada país debe ser responsable de sus actuaciones y principalmente cuando hay un riesgo extremo de pérdida de vidas humanas,  y además la pérdida de derechos tan esenciales como el derecho a la vida y todos los mencionados anteriormente,  deben ser protegidos y cuidados con especial atención pues como indique son básicos y esenciales para una población y por ningún motivo deben ser violados. Los derechos humanos fundamentales deben ser protegidos internacionalmente, sin embargo la realidad de algunos pueblos como es el caso de Libia no tienen garantía del disfrute de los derechos humanos y libertades.  Libia es un país que estuvo 40 años bajo el poder de El coronel Gadafi,  el cual llegó al poder en 1969, tras un golpe militar que destronó al rey Idris.  El mandatario libio mantuvo un estrecho control de Libia, tomando medidas drásticas contra los disidentes.  La comunidad internacional dio su apoyo a los rebeldes, volviendo a poner a Gadafi (considerado uno de los peores enemigos de occidente) en su punto de mira.  Además la Corte Penal Internacional dio una orden de arresto contra él por “crímenes contra la humanidad”. Y aun así, Gadafi se quedó en el poder hasta el final. Aun sabiendo lo que sucedía en Libia,  y con las medidas provisionales impuestas por la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos,  así como el arresto contra Gadafi por crímenes contra la humanidad dictado por la Corte Penal Internacional,  no se logró detener las muertes que se estaban dando en ese momento y que pueden seguir produciéndose actualmente,  ya que no es fácil cambiar el estilo de vida y cultura de un pueblo.  No obstante, se debe tener presente que tras la muerte del líder libio Gadafi, el pueblo de Libia llevó a cabo tras varios años las elecciones electorales.  Yo tengo la esperanza que en algún momento los pueblos como Libia puedan garantizar los derechos humanos fundamentales a todas las personas.

Fernando Herrera: Lo que si podemos saber es que hoy día han cesado las hostilidades en Libia, ha caído el régimen de Gadafi, quien ha muerto en manos de desconocidos, la violencia no cesó con dicho acontecimiento[33], y hoy podemos afirmar que la implicación de dichas medidas más allá de lo que la Corte haya podido o no demostrar con ellas es que la burocracia no resuelve los problemas de la gente. Las organizaciones internacionales que velan por los derechos humanos no impidieron la muerte y las vejaciones de los ciudadanos de Libia y los extranjeros que se vieron cautivos en medio de los acontecimientos. Los manifestantes no pudieron utilizar las medidas provisionales como chalecos antibalas para protegerse de la lluvia de mortero que las fuerzas armadas desataron contra ellos. Una vez más, se demostró que contra el deseo y la maldad del ser humano, el papel sale sobrando, pues carece de coercitividad para aplicar lo que se necesite para aplacar las evidentes violaciones a los derechos humanos. Lo mismo sucedió en otras partes del mundo, pues no es un problema de idiosincrasia africana, sino que los gobiernos autoritarios,  los regímenes dictatoriales o los líderes represivos siempre han creído estar por encima de las convenciones  de derechos humanos, o de las organizaciones internacionales. Y esto será así hasta que se le dote de fuerza a la aplicación de las medidas de los cuerpos internacionales, fuerza más allá del embargo que retrasa el progreso y mata lentamente de hambre. Fuerza de acción inmediata y que solucione problemas reales.    
 

Bibliografía:

Libros:

Aames, A. Benjamin. 2012. The Rape of Libya. Amazon Media. Kindle Edition.

Hilsum, Lindsay. 2012. Sandstorm Libya in the time of revolution. New York: The Penguin Press.

Pargeter, Alison. 2012. Libya The Rise and Fall of Qaddafi. Reino Unido. Yale University Press.

Vandewalle, Dirk. 2006. A History of Modern Libya. Reino Unido. Cambridge University Press.

Periódicos:

Cabrera, Enriqueta. 2011. “2011, la “primavera árabe””. El Universal. México D.F., 25 de diciembre de 2011.

Artículos:

Ortíz de Zárate, Roberto. 2011. Biografía de Muamar al-Gaddafi. Centro de Estudios y Documentación Internacionales de Barcelona. Barcelona: http://www.cidob.org/es/documentacio/biografias_lideres_politicos/africa/libia/muammar_al_gaddafi#2

Media:

http://www.aljazeera.com/news/europe/2012/04/201242814462322719.html/

http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/articulo-327115-violencia-no-ceso-libia-tras-muerte-de-gadafi-francia.

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/09/internacional/1307645063.html

http://www.france24.com/en/20120428-gaddafi-agreed-fund-sarkozy-50m-2007-presidential-election-libya-france

http://www.guardian.co.uk/world/2011/oct/03/libya-new-rulers-say-war-won.

http://www.rt.com/news/sarkozy-gaddafi-campaign-contribution-238/

Otros:

Carta Africana Sobre Los Derechos Humanos y De Los Pueblos (Carta de Banjul) de 27 de julio de 1981.


[1] Jamahiriya se traduce literalmente como “Estado de las Masas”.
[2] Dentro del territorio de Libia existían tres provincias: Cirenaica, Fezzan, y Tripolitania. Tripolitania, todas bajo el control de Constantinopla.
[3] Pareciera que la relación entre estas 3 naciones siempre ha estado vinculada de alguna forma, por eso no es de extrañar lo sucedido en 2011.
[4] Sobre el tema ver Vandewalle, Dirk. 2006. A History of Modern Libya. Reino Unido. Cambridge University Press.
[5] Italia no renunciaría formalmente a ellos sino hasta 1947.
[6] En 1955 se creó la Ley de Petróleo en Libia, por la que se creó la Comisión del Petróleo con el fin de ubicar los yacimientos. Es así como surgen los importantes descubrimientos en ésta materia en los años posteriores, así como la fundación de la Compañía Nacional Libia de Petróleo y que llevarían a dicho país a formar parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) desde 1962.
[7] Al respecto ver Aames, A. Benjamin. 2012. The Rape of Libya. Amazon Media. Kindle Edition.
[8] En 1978 promulgó la “bayt li sakinihi” o la política de “La casa pertenece a quienes vivan en ella”.
[9] Lindsay Hilsum describe en su libro de 2012 “Sandstorm Libya In The Time Of Revolution”, que: “Gaddafi had (…) sponsored wars, coups and assassinations; and led a campaign of terror across the world. He had changed forever the relationship between oil producers and oil consumers and presided over an epoch of economic expansion in Libya, building housing, hospitals, schools and roads. He had confiscated private property, let the infrastructure he had built deteriorate and-in the boom years of capitalism at the turn of the century-allowed his children to steal the resources of the oil-rich state. (…) Libya had been transformed from a sleepy desert outpost into one of the most controversial and notorious places on the planet.” Se desprende la dualidad en la que se movía la gestión pública de Gadafi.
[10] En 1973 Libia acusó a los Estados Unidos de violar las 100 millas de su espacio aéreo militar restringido, y expulsó a un diplomático estadounidense de Trípoli por no contar con pasaporte árabe. Y para octubre de ese mismo año embarga las exportaciones de petróleo hacia Estados Unidos por su apoyo a Israel. En 1976 Estados Unidos añadió a Libia a su lista de enemigos potenciales, y en 1982 embarga las exportaciones de alimentos y medicamentos.
[11] Ortíz de Zárate, Roberto. 2011. Biografía de Muamar al-Gaddafi. Centro de Estudios y Documentación Internacionales de Barcelona. Barcelona: http://www.cidob.org/es/documentacio/biografias_lideres_politicos/africa/libia/muammar_al_gaddafi#2
[12] Pasó de $4,604 en octubre de 1973 a $15,768 en enero de 1974.
[13] A la que Estados Unidos respondió con el bombardeo sobre Trípoli y Benghazi.
[14] En el que Reino Unido y Estados Unidos después de sus investigaciones culparon a dos ciudadanos libios, y posteriormente le pedirían a Libia que los entregara a la justicia. Esto se vería plasmado en la resolución 748 de 1992 de la ONU en la que hacían la misma solicitud al gobierno libio, y que se reforzaría con la resolución 883 de 1993 en la que se congelaron las cuentas bancarias y se endurecieron las sanciones contra dicho país. Pero el incidente no se resolvería sino hasta enero de 2001 cuando un tribunal holandés encontró culpable a uno de los imputados, y liberó al segundo, siendo Libia responsable del pago de una indemnización a los familiares de las víctimas por un monto de $2,7 billones.
[15] Al respecto ver: Pargeter, Alison. 2012. Libya The Rise and Fall of Qaddafi. Reino Unido. Yale University Press.
[16] Cabe mencionar que en España, específicamente en Madrid le fueron entregadas las llaves de oro de la ciudad en 2007 y participó de un almuerzo con los Reyes de España en el Palacio Real. Y en Francia Nicolas Sarkozy le recibió con tanta pompa que los medios de comunicación alzaron la polémica sobre tal recepción. Al respecto ver: http://www.aljazeera.com/news/europe/2012/04/201242814462322719.html/;  http://www.france24.com/en/20120428-gaddafi-agreed-fund-sarkozy-50m-2007-presidential-election-libya-france; http://www.rt.com/news/sarkozy-gaddafi-campaign-contribution-238/; en donde se cuestiona el financiamiento a la campaña de Sarkozy por parte de Gadafi.
[17] Una broma libia que se dio durante la revolución decía: “Camina como un egipcio – Lucha como un libio!”.
[18] Hilsum, Lindsay. 2012. Sandstorm Libya in the time of revolution. New York: The Penguin Press.
[19] “El 2011 ha sido un año de grandes acontecimientos históricos que cambiarán el rumbo de importantes países y regiones, la “primavera árabe” es el más importante. Los pueblos jóvenes de Túnez, Egipto y Libia pusieron fin a gobiernos autoritarios. Tres dictadores fueron derrocados, por revoluciones pacíficas y multitudinarias los primeros dos –Ben Alí en Túnez y Hosni Mubarak en Egipto-; Gaddafi lo fue en Libia tras un levantamiento armado con intervención extranjera encabezada por Francia, Estados Unidos y los países de la OTAN.” Cabrera, Enriqueta. 2011. “2011, la “primavera árabe””. El Universal. México D.F., 25 de diciembre de 2011.
[21] PIB: Esta variable da el producto interno bruto (PIB) o el valor de todos los bienes y servicios finales producidos dentro de una nación en un año determinado. Fuente: Indexmundi.com.
[22] Artículo 1: Los Estados miembros de la Organización para la Unidad Africana firmantes de la presente Carta reconocerán los derechos, deberes y libertades contemplados en esta Carta y se comprometerán a adoptar medidas legislativas o de otra índole con el fin de llevarlos a efecto.
[23] Artículo 2: Todo individuo tendrá derecho al disfrute de los derechos y libertades reconocidos y garantizados en la presente Carta sin distinción de ningún tipo como raza, grupo étnico, color, sexo, lengua, religión, opinión política o de otra índole, origen social y nacional, fortuna, nacimiento u otro status.
[24] Artículo 4: Los seres humanos son inviolables. Todo ser humano tendrá derecho al respeto de su vida y de la integridad de su persona. Nadie puede ser privado de este derecho arbitrariamente.
[25] Artículo 5: Todo individuo tendrá derecho al respeto de la dignidad inherente al ser humano y al reconocimiento de su status legal. Todas las formas de explotación y degradación del hombre, especialmente la esclavitud, el comercio de esclavos, la tortura, el castigo y el trato cruel, inhumano o degradante, serán prohibidos.
[26] Artículo 9: 1. Todo individuo tendrá derecho a recibir información. 2. Todo individuo tendrá derecho a expresar y difundir sus opiniones, siempre que respete la ley.
[27] Artículo 11: Todo individuo tendrá derecho a reunirse libremente con otros. El ejercicio de este derecho estará sujeto solamente a las necesarias restricciones estipuladas por la ley, en especial las decretadas en interés de la seguridad nacional, la seguridad personal, la salud, la ética y los derechos y libertades de los otros.
[28] Artículo 12: 1. Todo individuo tendrá derecho a la libertad de tránsito y de residencia dentro de las fronteras de un Estado, siempre que se atenga a la ley. 2. Todo individuo tendrá derecho a salir de cualquier país, incluido el suyo, y a retornar a su propio país. Este derecho sólo está sujeto a las restricciones estipuladas por la ley para la protección de la seguridad nacional, la ley y el orden, la salud pública o la moral. 3. Todo individuo tendrá derecho, cuando esté perseguido, a buscar y obtener asilo en otros países de conformidad con las leyes de esos países y los convenios internacionales. 4. Un extranjero legalmente admitido en un territorio de un Estado firmante de la presente Carta, sólo puede ser expulsado de él en virtud de una decisión tomada de conformidad con la ley. 5. La expulsión masiva de extranjeros estará prohibida. Expulsión masiva será aquella dirigida a un grupo nacional, racial, étnico o religioso.
[29] Artículo 13: 1. Todo ciudadano tendrá derecho a participar libremente en el gobierno de su país, ya sea de modo directo o a través de representantes libremente escogidos de conformidad con las disposiciones de la ley. 2. Todo ciudadano tendrá derecho a acceder al servicio público de su país. 3. Todo individuo tendrá derecho a acceder a la propiedad y a los servicios públicos en estricta igualdad con todas las personas ante la ley.
[30] Artículo 23: 1. Todos los pueblos tendrán derecho ala paz y a la seguridad nacional e internacional. Los principios de solidaridad y de relaciones amistosas implícitamente afirmados por la Carta de las Naciones Unidas y reafirmados por la de la Organización para la Unidad Africana gobernarán las relaciones entre Estados. 2. Con el fin de fortalecer la paz, la solidaridad y las relaciones amistosas, los Estados firmantes de la presente Carta garantizarán que: a) cualquier individuo que disfrute del derecho de asilo contemplado en el artículo 12 de la presente Carta no realice actividades subversivas contra su país o cualquier Estado firmante de la presente Carta; b) sus territorios no serán usados como base para actividades subversivas o terroristas contra el pueblo de cualquier otro Estado firmante de la presente Carta.
[31] Tomado de la aplicación No. 004/2011 Orden de Medidas Provisionales emitida por la Corte Africano de Derechos Humanos y de los Pueblos.
[32] Al efecto ver la edición digital de El Mundo, de España: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/09/internacional/1307645063.html.

El presente texto es propiedad intelectual de Fernando Herrera Ospino. ®Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción parcial o total sin el consentimiento por escrito del autor. Para reproducciones contactar a herreraospino@aol.com.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s